PLAYAS

La Francesa
La Cocina
Las Conchas
Del Ámbar
Del Salado
De la Laja

Playa La Francesa de La Graciosa

En dirección a Montaña Amarilla y atravesando la playa del Salado, llegamos a la que es considerada una de las mejores playas por sus aguas y su jable, en la zona sur de la Graciosa: la playa de la Francesa.
Con unas vistas increíbles a la costa norte de Lanzarote y al acantilado de Famara. Está dividida en dos zonas y separada por un pequeño dique rocoso; son 435 metros de arena blanca y espectaculares aguas turquesas transparentes, con poco oleaje, que no tiene nada que envidiar a las playas del Caribe. Un sitio excepcional para disfrutar con amigos, en pareja o en familia y con niños.

Una de las curiosidades de esta playa es que cuando la marea está alta, la playa se convierte en una auténtica laguna, ideal para practicar snorkel, ver su multitud de peces variados y disfrutar de la transparencias de sus aguas. Por ello, recomendamos echar el tubo y gafas de bucear a la bolsa además de agua, comida, protector solar y cualquier otra cosa que se pueda necesitar para pasar allí unas horas o el día completo, ya que al igual que el resto de las playas de la isla, no existe ningún tipo de servicios; no hay duchas ni chiringuitos que podemos estar acostumbrados a encontrar en playas más turísticas.

 

Cómo llegar a Playa La Francesa

Tiene una zona de fondeo de barcos turísticos, y a eso de mediodía suelen llegar pequeñas embarcaciones privadas y veleros que se acercan a disfrutar de estas maravillosas aguas, así como las excursiones en catamarán que fondean aquí para que los turistas realicen actividades acuáticas o se acerquen a la playa.

Al estar cercana a Caleta de Sebo, tan sólo a 2 km , unos 35 minutos caminando, entre 20 y 30 en bicicleta o 5 minutos en taxi, suele estar bastante concurrida y no es tan tranquila como las del resto de la isla, ya que es donde suelen acudir la mayoría de turistas que vienen a pasar el día; además de ser zona de fondeo de catamaranes y veleros.

Sólo a partir de las cinco de la tarde cuando las embarcaciones, excursiones y las personas que ha llegado a la isla para pasar el día abandonan el lugar, la playa se queda con muy poca gente y se disfruta de la tranquilidad, el relax y los colores del atardecer en las tranquilas aguas. Todo un espectáculo visual.

En caso de ir cargado, alquilar un taxi 4×4 es la mejor manera de acceder, pero si no, caminar es la mejor opción para llegar allí bordeando la costa y atravesando la zona de la Bahía del Salado. En bicicleta se puede llegar, pero habrá parte del camino que habrá que bajarse de ella y continuar andando, ya que hay zonas en las que se acumula la arena y es imposible continuar sobre ella.

Las playas de la zona sur de la Graciosa no acaban aquí, si se quiere continuar la ruta desde esta playa sale un pequeño sendero al final de la misma, que si se sigue, en apenas un kilómetro se llega a Montaña Amarilla, y su pequeña y coqueta cala: la playa de la Cocina.

 

Playa de La Cocina o de Montaña Amarilla

Sólo es posible llegar hasta la playa de la Cocina, también conocida como playa de Montaña Amarilla, caminando, ya que tanto las bicicletas como los taxi 4×4 sólo pueden llegar hasta unos metros antes de la playa la Francesa. Desde Caleta de Sebo son casi 6 kilómetros de ruta, una hora y media caminando.

Esta playa, aunque más bien es una cala, está a los pies de uno de los iconos volcánicos de La Graciosa, Montaña Amarilla. Es una pequeña cala absolutamente virgen de unos 100 metros, muy tranquila, de aguas transparentes y escasa profundidad en la que se puede uno bañar tranquilamente, ya que está resguardada de las fuertes corrientes que hay en la zona de El Río, el estrecho que separa La Graciosa de Lanzarote .

Viniendo desde la playa de la Francesa, veremos Montaña Amarilla teniéndola como referencia todo el camino. Nos iremos acercando hacia ella y antes de bajar a la cala, una buena idea es subir primero hasta la cima por el sendero lateral que se observa en las faldas para disfrutar de las maravillosas vistas desde la cumbre, para luego a la bajada quedarse en la cala y darse un buen baño disfrutando de sus aguas y tranquilidad. Eso sí, la subida a la cumbre está considerada de dificultad alta por el desnivel que tiene, 130 metros en menos de un kilómetro y porque casi un tercio del camino es terreno es dificultoso.

 

Cómo llegar a Playa de La Cocina

La playa de la Cocina, o de Montaña Amarilla, es en sí un lugar muy atractivo por el entorno volcánico y rústico en el que se encuentra, así como por el contraste de sus colores amarillo azufre, casi metálico, de las faldas de la montaña con el azul turquesa y verde esmeralda de las aguas.

Al ser pequeña, en épocas de verano o Semana Santa, cuando vienen más visitantes a la isla, suele estar bastante ocupada, ya que son muchas las personas que están en la playa de la Francesa y deciden continuar la ruta 15 minutos más, acercándose hasta aquí. No obstante, el resto el año no hay apenas gente y es habitual encontrar a personas practicando nudismo.

 

Playa de las Conchas

Si hablamos de arena dorada, territorio virgen, aguas turquesas y unas impresionantes vistas, puede parecer que vayamos a nombrar alguna playa del Caribe, pero no. El paraíso existe, está en las Islas Canarias, en la Isla de La Graciosa y se llama playa de las Conchas.

Es la más paradisíaca de todas las playas de la isla, sin dudarlo. Y si hay que elegir una para poder visitar, ésta es la que debe de estar en primer lugar.

Bajo los pies de Montaña Bermeja, a la cual se puede subir hasta su cima y con unas impresionantes vistas frente a los islotes de Montaña Clara y Alegranza; nos recibe un paisaje volcánico, conchas entre su fina arena dorada, y una bandera roja en la playa advirtiéndonos del peligro de bañarse y de la bravura de sus aguas.

 

Playa de las Conchas, un lugar paradisiaco

Son 610 metros de playa y unos 100 de ancho en un auténtico paraíso natural, a unos 45 minutos de Caleta de Sebo si se llega en bicicleta, dos horas caminando o 10 minutos si se hace en taxi 4×4, pues son 6 kilómetros los que hay de recorrido.

Se respira pureza, libertad y relax. Sólo con sentarse a disfrutar cómo rompen las impresionantes olas en la orilla, mientras se contempla el islote de Montaña Clara es ya un auténtico espectáculo visual.

Los contrastes de colores entre tierra, mar y cielo impresionan y nos ofrecen múltiples tonalidades de azules turquesas del agua , el blanco de la espuma de las olas cuando rompen, el dorado de la arena, el negro de las rocas que flanquean la playa o los colores rojos de Montaña Bermeja,

El fuerte oleaje impide bañarse la mayoría de los días en la inmensidad del Océano Atlántico en estas aguas de las playas del norte de la isla, pero es posible disfrutarlas sin arriesgar la vida, ya que una curiosidad de esta playa es que durante el día, a medida que sube la marea, se forma una línea de arena creando una laguna natural.

 

Playa del Ámbar

La playa del Ámbar está situada al noreste de la isla de La Graciosa, cerca de la localidad de Pedro Barba. La playa del Ámbar, también conocida como playa del Lambra es una playa de aguas claras, elevaciones de arena blanca mezcladas entre rocas volcánicas y expuesta a los vientos del norte, que por consiguiente hacen que sus aguas tengan grandes corrientes y resulten peligrosas, de modo que habrá que extremar las precauciones si queremos tomar un baño.

El paisaje de esta zona de la isla es completamente diferente al de las playas del sur donde se encuentran la playa de la Francesa o la playa de la Cocina. La playa del Ámbar se encuentra es un paisaje medio lunar, con dunas de arena blanca y repletas de caracolas; naturaleza en estado virgen.

 

Playa del Ámbar, una playa tranquila y paradisíaca

La playa del Ámbar es una playa poco frecuentada por turistas, si bien la gente que se acerca hasta Pedro Barba, luego prosigue la ruta y aprovecha para venir a ver la playa y seguir hasta el Arco de los Caletones.

Para acceder a ella se puede hacer bien desde de la ruta que lleva desde Caleta de Sebo a Pedro Barba, o bien desde la playa de las Conchas por la pista que comunica ambas playas.

Como se encuentra en el extremo norte de la isla y alejada de Caleta de Sebo, las mejores maneras de llegar hasta aquí son bien taxi 4×4 o bien en bicicleta.

 

Playa del Salado

Después de la playa de la Laja, que está situada en el mismo puerto de Caleta de Sebo, la playa de El Salado es la siguiente más cercana a la localidad, a unos 15 minutos andando. El Salado, La Francesa y La Cocina, son las playas de la costa sur de la Graciosa, todas ellas con aguas muy tranquilas y en las que bañarse no resulta peligroso.

Para llegar a la Bahía del Salado, que es donde se encuentra la playa, hay que dirigirse hacia el final de la población, hacia Punta Corrales, siempre en dirección a Montaña Amarilla, a la que tendremos de referencia todo el camino.

Apenas caminemos unos metros nos encontraremos con la única zona de acampada en La Graciosa autorizada en toda la isla.

 

Acampada en la playa del Salado

El camino para llegar a la playa del Salado es llano y no entrama dificultad. Resulta curioso realizar la ruta caminando bordeando la costa por las diferentes zonas que atravesamos: una mezcla de superficies rocosas llanas, con tramos de llanuras de arena en las que cuando baja la marea se forman lagunas, con tramos de caminos, todo ello disfrutando de las vistas de los acantilados y risco de Famara en Lanzarote, y de la cantidad de fauna marina de la zona.

En bicicleta no se aprecia la singularidad de este paisaje, ya que la pista discurre por el interior, y es mejor realizarla caminando debido a la acumulación de arena por el viento, ya que en muchas de las zonas nos veremos obligados a bajarnos de la bici y realizarlas a pie.

 

 

Playa de la Laja, la playa de Caleta de Sebo

Es la playa que está situada justo en el mismo Caleta de Sebo, al lado del puerto. Es una playa de arena dorada, de aguas muy tranquilas, turquesas y transparentes, que posee una zona de fondeo. Fácilmente encontraremos durante el día a pescadores arreglando sus redes, o pintando sus pequeñas embarcaciones y familias gracioseras disfrutando de su tranquilidad.

Es una pequeña playa junto al puerto, rodeada de las típicas casitas blancas gracioseras, que estando sobre la arena tumbado puedes observar los acantilados del Risco de Famara. Es ideal para las familias que llegan a la isla con niños, no quieren andar mucho y prefieren quedarse en las proximidades del pueblo.

 

Playa de la Laja, un lugar ideal para ir con niños

La ventaja de esta pequeña y acogedora playa frente a las del resto de playas de La Graciosa, es que, al estar situada en la misma población, se encuentra cerca de los restaurantes, bares y demás servicios de Caleta de Sebo, ya que en las otras playas no existe ningún tipo de estos servicios.

Al estar en el mismo núcleo urbano, y no ser muy grande, unos 100 metros de largo y unos 15 de ancho, es normal que esté bastante concurrida, sobre todo en determinadas épocas del año como verano y Semana Santa, en el que número de visitantes a la isla aumenta considerablemente.